Delfin

Delfin
5 (100%) 1 voto

Uno de los mamíferos marinos más conocidos y peculiares de todo el mundo resulta ser el delfín. Esto, en parte a su inteligencia y en otra parte, a sus características únicas y resaltantes que lo hacen catapultarse como un animal muy interesante de conocer. Su nombre científico es Delphinidae y también se suelen conocer como delfines de océano, cosa que los diferencia de los singulares delfines de río. ¿Qué más se puede saber sobre este curioso mamífero?

Características de los delfines

Delfin

Las medidas de un delfín oscilan los 2 y 9 metros de largo, teniendo así un cuerpo muy uniforme y una cabeza de gran tamaño. Su hocico es ancho y alargado, además de contar con un solo espiráculo en la parte superior de la cabeza. Este mismo, les permite comunicar todo su sistema respiratorio hacia el exterior, de manera que pueden respirar el aire mientras están en agua.
En cuanto a aletas se refiere, el delfín común consta de dos aletas pectorales y una aleta caudal ubicada en la cola del delfín. Y cuando hablamos de su mandíbula, vale destacar que la misma está llena de dientes pequeños que, curiosamente, son totalmente iguales, lo cual le da el nombre a su mandíbula de dentición homodonta.

¿Qué comen los delfines?

La alimentación de los delfines es totalmente carnívora, siendo la dieta básica del delfín aquella que consiste en una ingesta de peces pequeños, calamares y demás mariscos parecidos a este último mencionado.

Un delfín adulto promedio, consume un 10% de su peso corporal de forma cotidiana.

Si se habla de un delfín bebé, puesto que no pueden cazar por su propia cuenta, solo pueden alimentarse de la leche que les proporciona su madre, la cual tiene todos los nutrientes que pudiese necesitar a lo largo de sus primeros días de vida.

¿Cómo se reproducen los delfines?

La reproducción de los delfines, de forma similar a la de muchos otros animales, consiste en cortejar, en primera instancia, a la hembra para que desee procrear con el macho. Es así como copulan frente a frente y es capaz de repetirse varias veces con la misma pareja si es necesario.

Una vez terminada la fecundación, las hembras llevan dentro de sí el proceso de ovulación pudiendo hacer esto desde 4 hasta 5 veces al año sin problema. Se debe esperar, pues, un total de 12 meses para que el delfín hembra pueda dar al alumbramiento de una sola cría de delfín, pudiendo esta reproducirse solo dos años después de su nacimiento.

Vale mencionar, que los delfines son polígamos y bisexuales, pudiendo tener relaciones tanto con machos como hembras.

Hábitat de los delfines

Los delfines habitan en las zonas más seguras del océano, pudiendo encontrarlos literalmente en cualquier parte del mundo. Al ser animales tan inteligentes, estos mismos pueden evaluar su entorno y saber si este mismo es el más apto para vivir en sociedad, puesto que muy pocas veces se puede apreciar un delfín solitario.

La comunicación del delfín

Los delfines tienen un sistema de comunicación propio muy particular el cual ayuda a entenderse entre ellos y saber qué deben hacer para actuar en manada. Ellos pueden emitir diferentes cantidades de sonidos a frecuencias distintas, pudiendo así expresar desde miedo, hasta alegría y éxtasis. Cuentan pues, con un cerebro lo suficientemente desarrollado como para competir con el mismísimo cerebro humano.

El sonido que producen los delfines es creado por los mismos gracias a unas bolsas de aire que se encuentran en el interior del animal. Estas están situadas muy cerca del espiráculo, logrando con ello que la gama de sonidos diferentes que puedan llegar a emitir sean muy variadas y específicas.

A lo anterior dicho, se le puede sumar un sistema sensorial muy delicado y funcional, lo cual permite identificar casi instantáneamente el sonido que se emite debajo del agua. Constan de un sistema de ecolocación excepcional que hace de su comunicación todo un éxito de la naturaleza.

Todo esto demuestra que los delfines son sin duda alguna animales dignos de conocer y de proteger ante cualquier amenaza.

Leave a Reply